Llámanos ahora: 91 029 02 79 Contacte con nosotros  |  Iniciar sesión

Nos deja Karl Lagerfeld, el kaiser de la moda

El director artístico de Chanel, Fendi y de su propia marca, Karl Lagerfeld, ha fallecido este martes a los 85 años, víctima de un cáncer de páncreas.

El único junto a Armani que siguieron en activos más allá de los 80 años, tomó las riendas de la mítica firma parisina a la que salvó de la quiebra y modernizó, dándole la imagen a la que él mismo estará asociado de por vida. “Chanel es una fórmula mágica con la que juego”, comentó en una ocasión.

Tras 63 años en el mundo de la moda, se ganó a pulso su apodo de “kaiser” de la moda. LagerfeldLagerfeld inventó los desfiles espectáculo que se esperaban con expectación cada año en el Grand Palais de París y participó en el nacimiento de una de las mayores revoluciones de la moda: el prêt-a-porter.

Lagerfeld fue hijo único, su madre era vendedora de lencería y su padre, de origen sueco, fue un empresario afincado en Hamburgo. Karl abandonó esta ciudad en la adolescencia para estudiar bachillerato en el instituto Montaigne de París. Desde entonces la capital francesa sería su casa.

Lagerfeld aprendió el oficio en los años cincuenta como ayudante de Pierre Balmain. En 1959 fue director artístico de Jean Patou y cinco años más tarde entró en Chloé. Asumió la dirección de Chanel en 1982, donde llegó a firmar más de una docena de colecciones al año.

En la Escuela de la Cámara sindical de costura parisina conoció a otro de los grandes, Yves Saint Laurent, con el que mantuvo una gran amistad que se truncó con el enredo amoroso más legendario del mundillo de la moda. Jacques Bascher, el gran amor de Lagerfeld tuvo un romance con Saint Laurent y provocó la ruptura.

Es legendario el régimen severo al que se sometió en los noventa para perder 43 kilos y poder encajarse las creaciones estilizadas de su amigo Hedi Slimane, el joven prodigio de Dior.

Fue entonces cuando el personaje que hoy conocemos empieza a dibujarse y el director artístico se convierte en un logotipo de sí mismo. Ese look barroco-punk, sus cabellos blancos atados en una coleta, sus gafas oscuras, los cuellos blancos altísimos y almidonados, sus mitones negros y su levita ajustada.

Lagerfeld trabajaba casi en un permanente retiro en su palacete de la calle Université de París, rodeado de libros. Se cuenta que poseía más de 30.000 volúmenes diseminados por diferentes residencias.

A Karl, aparte de la ropa y los libros, también le perdía la tecnología. En más de una ocasión confesó tener más de 300 iPads en su casa.

Además, le apasionaba dibujar. Otra de las leyendas entorno al personaje dice que le encantaba dibujar sus bocetos con lápiz de ojos de Chanel.

Pero si algo adoraba Lagerfeld por encima de cualquier cosa era a su gato Choupette. Pagaba a dos cuidadores para que lo vigilaran día y noche y cumplieran todos sus caprichos y cuenta hasta con su propia cuenta de Instagram. Tras la muerte del káiser, la gran incógnita es si el felino será el heredero de su gran fortuna.

Lagerfeld

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.