Llámanos ahora: 91 029 02 79 Contacte con nosotros  |  Iniciar sesión

¿Cómo funcionan los probadores interactivos?

Actualmente cada vez es más común en las grandes firmas de moda encontrar probadores interactivos que, además de facilitar la decisión de compra, te permiten explorar diferentes posibilidades.

El primero en instaurar probadores interactivos en España fue el grupo Inditex, en la inauguración de su tienda Massimo Dutti en el Paseo de Gracia de Barcelona en 2017. Ahora podemos encontrar este sistema de probadores en otras marcas y ciudades. Esta idea la aplicó por primera vez Ralph Lauren en su tienda de Nueva York en 2015.

¿Cómo funcionan los probadores interactivos?

Una vez llegamos al probador, con las prendas que hemos escogido en la tienda y escaneadas antes de entrar, éstas aparecen automáticamente en una pantalla tipo tablet instalada dentro. Esto permite, desde el mismo probador, pedir un cambio de talla, de color, rechazar la prenda o incluso pagarla. Además, nos ofrece ideas para combinarla o recomienda productos similares.

Se trata de un gran avance que permite pedir asistencia sin asomar la cabeza por la cortina y gritar al dependiente, ya que es posible comunicar al empleado que queremos otra talla y otro color.

Este asistente virtual se dirige al potencial comprador en el idioma que este decida. En seguida, el sistema detectará cuántas piezas de ropa ha metido en el probador, y, en algunos casos, hasta le permitirá elegir el tipo de luz con el que se va a ver.

A la hora de cobrar, podremos pedir a un empleado que acuda al probador y, en caso de duda, existe la opción de enviarnos el outfit al móvil para decidir después con más calma.

Este sistema, además de aumentar notablemente la comodidad en el proceso de compra, es un auténtico recolector de datos de los clientes, un gran ejemplo de la implementación del big data en el retail.

Espejos inteligentes

Estos probadores interactivos van, incluso, un paso más allá. En su versión más moderna no hace falta desnudarse para ver cómo quedará la ropa. Son los llamados espejos inteligentes, que funcionan con realidad aumentada.

Su funcionamiento es prácticamente el mismo que el de los filtros de Instagram que, sobre tu imagen real, colocan determinados elementos. En el caso de los probadores con espejos inteligentes, los sensores 3D escanean tu cuerpo para que, al elegir la prenda que deseas, se adapte a él.

Aunque esta innovación está disponible para las tiendas desde el año 2012, lo cierto es que aún no se ha llegado a implementar de manera global. Aunque no dudamos que así será durante los próximos años.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.