Llámanos ahora: 91 029 02 79 Contacte con nosotros  |  Iniciar sesión

Cómo decorar una tienda de moda

La imagen que transmite la decoración de una tienda de moda es fundamental a la hora de atraer clientes. ¿Qué colores utilizo para las paredes? ¿Y el tipo de iluminación? ¿Qué estilo de muebles voy a escoger? ¿O de qué material será el suelo? Estas son algunas preguntas que posiblemente te plantees si vas a abrir una tienda o estás pensando en redecorarla.

Al final del proceso, la imagen de tu tienda transmitirá un mensaje que debe ser el adecuado para llegar al público al que te diriges. He aquí unos consejos e ideas para empezar.

En primer lugar, debes decidir el tema que vas a escoger para tu tienda. Para hacerlo, ten en cuenta a qué tipo público te diriges y qué imagen quieres transmitir: clásica, moderna, romántica, sobria, etc.

A partir del tema elegido, que debe resultar atractivo e incitar a la compra, podrás ir decidiendo sobre la decoración y cada uno de los elementos que la conforman. Uno de los principales elementos es el color. Elige los colores predominantes para tu tienda, teniendo en cuenta que contribuirán a crear una atmósfera agradable para la compra. No te recomendamos que uses colores muy chillones, sino colores que creen un estado de ánimo relajado y que no roben protagonismo al color de las prendas que vas a mostrar.

Las paredes y el suelo son la base sobre la que vas a construir la imagen de la tienda, por lo que, además del color, piensa en el material o textura para el suelo y en qué elementos decorativos usarás para las paredes, cuadros, vinilos, papel pintado…

Asimismo, la iluminación es fundamental para crear un espacio idóneo. No sólo el tipo de luz, sino también el estilo de las lámparas.

Y llega el momento de elegir el mobiliario. El mostrador, sofás y sillas, si dispones de espacio, maniquíes y, un elemento importantísimo, los estantes o la forma en que vas a mostrar tu producto. En este punto, debes decidir cuidadosamente como vas a disponer los artículos para que resulten atrayentes, combinando distintas disposiciones en estantes, perchas y maniquíes.

Tanto las perchas como los maniquíes también contribuyen a crear la imagen que estás buscando, por lo que deberás elegir los más adecuados. Y no olvides personalizar las perchas con tu marca o logo.

Finalmente, y no por ello menos importante, ten muy en cuenta la comodidad del cliente. Debes diseñar un espacio confortable, donde el cliente pueda moverse con facilidad, siguiendo un recorrido pensado para conseguir ventas. Uno de los lugares de la tienda donde la comodidad es más importante son los probadores. Es el lugar donde se tomarán la mayoría de decisiones de compra y, por tanto, debe ser un espacio práctico y confortable.

Si te ha gustado este post, quizá también te interese: